DESAPEGO EMOCIONAL

La forma que tenemos de relacionarnos con los demás se puede explicar entendiendo el vínculo de apego de cada uno. Aprendemos a interactuar con nuestro alrededor desde que somos pequeños y evoluciona durante toda la vida. 

Para explicarlo de manera breve, el apego es la tendencia de los seres humanos a establecer vínculos sólidos con otros. En función de cómo establecemos esos vínculos y cómo los vivimos (el tipo de apego), la respuesta que tenemos ante la percepción de pérdida o abandono puede variar significativamente. De esta forma, podemos encontrar sentido en la manera en la que nos aferramos a nuestras parejas, amigos, familia… incluso cuando estas relaciones son dañinas para nosotros o nos generan malestar. Aprender cómo generar un proceso de desapego emocional sano es necesario para no estancarnos, para poder soltar aquello que es perjudicial.   

El lunes pasado tuvimos la oportunidad de trabajar herramientas para acercarnos a ese desapego emocional adaptativo. Trabajamos sobre el ser actores y electores de nuestras acciones, como toma de control positiva. Hablamos de cómo “llenar nuestras mesas de patas” y permitirnos tener más puntos de apoyo en nuestro día a día. Como último recurso, realizamos un ejercicio breve de relajación tipo Mindfulness, donde poner el foco en nosotros y nuestra sensación corporal. Tomar contacto con el presente es esencial para gestionar positivamente procesos de desapego.

Hubo reflexión y debate, se compartieron experiencias y fue una oportunidad también para entender al otro y compartir la carga. 

Y tú, ¿Te aferras a los vínculos?

Fecha: 26/02/2024

Autor/a: Beatriz Rizo Durá 

Comments are closed.

Go Top