COMUNICACIÓN NO VIOLENTA

El lunes pasado pude acompañar al grupo de esta décima edición de Awake-Gasteiz a reflexionar sobre la comunicación no violenta (CNV).

El objetivo del taller era que pudiéramos adquirir herramientas y recursos para comunicarnos de manera consciente con nosotras mismas y con las demás personas.

Ver qué podemos hacer para tener relaciones más empáticas, saludables y satisfactorias y aprender a poner límites en las relaciones que no nos satisfagan y nos hagan daño.

Dado que veníamos de la celebración del carnaval algo cansados/as y con la energía baja, también hubo tiempo para jugar y movernos y así, subir la energía y divertirnos.

Comenzamos haciéndonos preguntas para ser conscientes de qué es la violencia y nos dimos cuenta que incluso el silencio es violencia. Violencia es todo aquello que me aleja de la otra persona.

Fuimos conscientes de nuestra propia violencia; todas las personas actuamos con violencia al no encontrar otra forma de satisfacer necesidades que son importantes para mí. Y eso no está bien o mal, es humano. 

Pudimos entendernos y practicar la empatía cuando actuamos de esta manera con nosotras mismas y en nuestras relaciones.

Conocer el lenguaje de la Jirafa y el Chacal nos ayudó a diferenciar con más claridad,  la comunicación asertiva de la agresiva.

La jirafa es el animal que representa la parte no violenta, se caracteriza por escucha compasiva y ve las necesidades de la otra persona.

El chacal, es el animal que representa la violencia, no ve más allá de sus narices, no escucha, critica, juzga, agrede y sobre todo cuando ve que no puede satisfacer sus necesidades.

Reconocimos ambos lenguajes en nosotros mismos/as.

Vimos la dificultad de hablar como la jirafa cuando me he sentido agredida anteriormente por el chacal. Nos dimos cuenta también, que nos faltan referentes de personas que utilicen este estilo de comunicación, que no nos han educado para ello y que no sabemos cómo hacerlo. 

También fuimos conscientes que no sabemos expresar nuestro enfado sin recurrir a la violencia.

Y vimos la dificultad de abandonar el juicio cuando practico la escucha con otra persona.

Parece que el taller sirvió para darnos cuenta de la cantidad de dificultades que tenemos a la hora de gestionar el enfado y la falta de recursos para comunicarse de manera asertiva. Pero afortunadamente, también, nos dimos cuenta que hay espacios como Awake para comunicarse de manera jirafa y que esos espacios, ofrecen herramientas y recursos para aprender a hacerlo conmigo misma y con mis relaciones.

Un placer, acompañaros, gracias 😉

Fecha:12/02/24

Autor/a: Cristina Perez Chiquirrin


comunicacion no violenta jovenes adolescentes

Comments are closed.

Go Top